lunes, 20 de abril de 2009

Perdimos el control

La miré; ella balbuceó. 
Ocurrió algo confuso y después...
habíamos perdido el control. 
Y nos creímos ángeles





Si vamos a mentir
que sea necesario.

Si vamos a mentir
que sea imprescindible.

Que no sirvan después excusas
seremos responsables
que no haya alternativa
ni más posibilidades
si contemplamos hacerlo.

Hagamos que la mentira
merezca la pena.

Ampliar la verdad,
en casos como éste
es algo más que un trámite.

Conlleva riesgos.



Imagen: Sin título. Xavier Teixedor. Para celebrar esta pérdida de control os invitaría a un ron cubano con limón exprimido, pero ambas botellas han desaparecido de casa. Me dí cuenta el otro día, en una cena rodeada de amigos. Fui a buscar el ron... y no estaba. El limón exprimido,(el limón exprimido, tú) tampoco. Por suerte, el hielo, seguía en el congelador. Bebimos licor 43 (que contra todo pronóstico, también seguía allí) con naranja y, como nunca falta cava en mi nevera, pudimos brindar... hasta perder el control. Qué bien nos lo pasamos, por dios. Y qué buenas fotos hicimos. Es cierto que hay instantes en la vida en los que te sacan una foto. Yo hice una al armario sin el ron. Y esa noche, a mí, me sacaron otra siendo feliz.

8 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

Mentir siempre es necesario.
Mentri siempre es imprescindible.
La verdad o es aburrida, o es peligrosa.
Sólo tenemos que aprender a mezclarlas, los porcentajes utilizados en la alquimia es lo importante, lo demás, sólo placebo.

Salu2 Córneos.

David - Panda de Tolos dijo...

Mintiendo o diciendo la verdad, Pauliña, qué grande eres. Y qué grande vas a ser.

Nos merecemos más noches como esa. Aun sin ron, whisky ni gintonic, aun acabando con Licor 43 cual adolescentes. Y las fotos... las fotos si que no mienten, estabas feliz, no hay duda.

Espero verte pronto, un besazo enorme desde Soria, y que sigas feliz!

Maria Mercedes dijo...

Creo que una cosa es mentir y otra es engañar, la mentira en realidad todos la utilizamos en nuestro dia a dia ( no vamos diciendo a la gente...oye estás gorda o eres pava, que mal te ves... ) Creo al menos para mi es importante no engañar, es como una mentira con mala intención,o querer parecer otra cosa, la mentira puede ser divertida, puede ser respetuosa, el engaño siempre es feo y no creo que sea divertido. un beso.

Lamia dijo...

Cómo me alegro. Yo el otro día descubrí también que en mi armario ya no hay ginebra, tampocó tónicas. Yo también tengo cava pero... donde esté un buen gin tonic...

Le Mosquito dijo...

Ufff. No sé si alguna vez, la mentira, merece la pena. La pena no merece nada; nada más que el evitarla.

Un besazo.

:)

el_Vania dijo...

A veces es más fácil continuar una mentira que acabar con todo gracias al alivio de la verdad.
Así se sostiene hoy en día el mundo, con lo cual en realidad es algo propio de nuestra especie.

Salud/OS!

Le Mosquito dijo...

Un beso desde martes.

:)

Jesús Zatón dijo...

Ha sido todo un placer entrar en contacto con tus poemas. Poemas que bien podrían definirse como "cartas a ti misma", en los que abordas las eternas cuestiones del SER tanto en sus aspectos trascendentes como en los pequeños detalles de la cotidianidad. Tal vez por ello transpiran ese aire coloquial e intimista no exento de salazón "moralista" que, en ocasiones, escora hacia la moraleja.

Un abrazo
Jesús Zatón