martes, 30 de septiembre de 2008

El orden preciso

No reserves del mundo
Sólo un rincón tranquilo

Mario Benedetti




¿Sabes?

Estoy pensando que no quiero volver al orden preciso donde cada cosa está en su sitio.

Ni encajar las piezas, ni matizar los colores. Renuncio por momentos a lo predecible, lo que es de agua debería fluir. Me gusta el silencio, la falta de explicaciones, no creo que las palabras puedan describir con precisión lo que para el corazón es o no imposible, ni estoy buscando vivir bajo la bendición de una coherencia que considero innecesaria.

Te estás empeñando en apagar todas las velas al salir de casa y de esta manera no hay luz que ocupe la oscuridad. Y los fantasmas también tienen derecho a un baile… ¿no te parece? Al fin y al cabo, son los que pulsan a veces las teclas de esta banda musical.


Vale. Tienes razón…

Tengo la cabeza llena de poemas y playmobil.

Supongo que así no puedo llegar a ninguna parte.


O sí.




Imagen: COMENDATORE. El tango. 2005

10 comentarios:

Lamia dijo...

Cuánta razón tienes, Paula. Es muy difícil que las palabras describan lo que ni el corazón entiende.

Javier López Clemente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier López Clemente dijo...

Entre el corazón y las teclas negras bajo mis dedos construyo tantas trampas como velas apagadas en tu salón.
Mientras piensas en fantasmas yo me acuerdo de las gatas, ellas disfrutan de la oscuridad, seguro.

Salu2 Córneos.

RETRUÉCANO DE LA HIPÉRBOLE dijo...

Con poemas y con los Playmobil llegarás al fin del mundo...te lo aseguro.

Sige escribiendo asi.

Anónimo dijo...

…puede que termines/emos siendo sombra en un portal o cera derretida con las medias “a medias”, puede que termine pisándote un pie y otro y repita hematoma porque el ritmo y yo somos inmiscibles ( siempre era el que “ponía” los discos y recalificaba los preservas) , puede que en uno de estos diálogos me /nos demos cuenta que alguien cambio los nombres del portero automático y el señor del butano esta arriba y yo aquí, con el cucurucho de chufas chafadas, erré-que-herró en el número del portal…

Y es que entre tu nombre, lo que acortan las tardes y alargan los anuncios de la caja tonta y que tu móvil no me acepta como usuario a tiempo parcial…lo mas fácil será continuar jugando a tus playmobiles en mi huerto “Cain´s garden).

¿Where is ninguna parte? ¿Es algún portal?

Un beso…al portero automático.

le Bouquiniste dijo...

"Estoy pensando que no quiero volver al orden preciso donde cada cosa está en su sitio". ¡Exacto! ese orden no existe ni siquiera en las bibliotecas... aunque algunos nos esforcemos en que no lo parezca.
:-)

Expediente X dijo...

Nunca se sabe, Paula, donde terminaremos, es como yo diría un auténtico Expediente X, si bien, es verdad, que uno puede influir, hacia la dirección que tomar, a veces hay improvisaciones o circunstancias que no sabemos a qué van a dar lugar.

Un beso improviasado y no circunstancial de Javi.

Cristóbal dijo...

Paula, actualicé tu nuevo enlace en mi blog. Maravilloso, como durmiendo a mares. El mío es mas pobretón,jejeje, y lo actualizo a retazos, cuando encuentro un poco de tiempo. Sigue adelante con tus sueños. Somos muchos los que tenemos la cabeza llena de poemas y de playmobil. Un abrazo fuerte.

Almanius (www.almanius.es)

nomesploraria dijo...

poemas y playmobil combinan bien

nomesploraria dijo...

Quiero añadir que:

sí.