martes, 29 de septiembre de 2009

Duelo por un puto móvil y sus palabras

We've got five years, stuck on my eyes.
We've got five years, what a surprise.
We've got five years, my brain hurts a lot.
We've got five years, that's all we've got.





Sólo tenía tus palabras en ese puto móvil. Es lo único que tenía tuyo, lo único que me había venido de ti y que conservaba de manera tangible, nunca un regalo en dos años, nunca un detalle, nunca nada que hubiera pasado antes por tus manos y que, al pensar en mí, me hubieras ofrecido. Sólo tus palabras en un móvil, sólo eso, palabras esquivas, dolidas, directas, bordes, tiernas, despistadas, descuidadas, cansinas, inevitables, sordas, ciegas, amables palabras las tuyas a veces, a veces sólo palabras. Casi siempre, entre nosotros, el silencio. Como un resumen, o un anticipo de las dudas, de la lejanía marcada, de la intimidad presente, del dolor oscuro, de las noches sin dormir, de los abrazos por horas, de los sobresaltos, de las visitas sorpresa por desesperación, de las citas casuales de todos los martes, de las infidelidades, de las disculpas a medias, de los reproches velados, de este amor. De este amor. Sólo tus palabras, acababa de dejarte, acababa de mandar el último mensaje, el definitivo, el del adiós que hasta aquí puedo leer. Ya no responderás. Y sólo tenía tus palabras, joder. Sólo eso. Nada que recoger en un armario, nada que enterrar en el cajón de los recuerdos. Sólo tus palabras. Me había perdido en la última conversación, posiblemente me haya perdido en todas las conversaciones. No habrá camino de vuelta. El tiempo ha terminado.

Me robaron tus palabras de un tirón.

Pienso en ellas ahora que no las tengo.

¿En qué vertedero se estarán pudriendo?



Imagen: la he encontrado aquí. Esta entrada tiene como banda sonora una de mis canciones favoritas desde los 17 años. Qué belleza la de este chico en ese momento, qué canción...Ya lo sabes: five year, that's all we've got.

4 comentarios:

Le Mosquito dijo...

¿Vertedero? Quizás ya estaban podridas.

Ankara dijo...

Pero qué texto tan estupendo! Me encanta..

Y es que esto de las nuevas tecnologías a veces me parece una mierda...Tanto mensaje´y demás y luego no hay voluntad para un simple detallito personal y único...

Francisco Ortiz dijo...

Duro relato, con un toque lírico en esas repeticiones que no machachan, pero sí golpean; o, cuando menos, sacuden.

Lamia dijo...

Yo he gastado lo que no sabe nadie reenviando unos pocos miles de palabras de un móvil viejo a uno nuevo.... Era lo único que me quedaba.